Warning: include_once(/home/estudiologos/moncatala.com/wp-content/plugins/wordpress-support/wordpress-support.php): failed to open stream: Permission denied in /home/estudiologos/moncatala.com/wp-settings.php on line 182

Warning: include_once(): Failed opening '/home/estudiologos/moncatala.com/wp-content/plugins/wordpress-support/wordpress-support.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/lib/php:/usr/local/php5/lib/pear') in /home/estudiologos/moncatala.com/wp-settings.php on line 182
begudes catalanes

begudes catalanes

carajillo

Carajillo

El carajillo es una bebida que combina café con una bebida espirituosa, normalmente aguardiente de orujo, brandy o ron. Es típica de España y su origen se remonta a la época en la que Cuba era española y los soldados combinaban café con ron para coger “corajillo”, de coraje, y de ahí, carajillo. Otras fuentes citan que en la estación de Francia de Barcelona los arrieros que esperaban el turno de carga, en lugar de pedir café y copa, pedían que se lo mezclaran, por “que ara guillo” (en catalán: ahora marcho con prisa). De ahí el apócope “caraguillo” y su posterior desviación fonética.

Si bien existe controversia, como en cualquier receta, parece que la opción más aceptada es la que combina la bebida espirituosa junto con un trozo de piel de limón, unos granos de café, un pedazo de canela en rama y azúcar. Una vez quemado el conjunto, se añade el café, preferiblemente café expreso.

En Costa Rica la palabra se usa como sinónimo de niño o muchacho muy joven, y tiene un tono un tanto despectivo.

Curiosidades

Existe una frase hecha en castellano para decir que algo es muy antiguo o que está pasado de moda que es «eso es más viejo que los carajillos». La acepción que tiene el término en Costa Rica no se relaciona en nada con el vocablo de España, pues “carajillo” (mocoso, jovenzuelo) es simplemente diminutivo de “carajo”, que en Costa Rica significa “tipo”, “sujeto”, “individuo”. Asimismo, este “carajillo” costarricense adopta los dos géneros (“carajillo” en masculino, “carajilla” en femenino).

La forma más común del carajillo como bebida es una combinación de café y brandy.

La proporción de alcohol y café también es diferente según la zona geográfica, por ejemplo en Cataluña se utiliza poco café y un alto porcentaje de alcohol, mientras que en localidades de Castilla y León, la cantidad de café es mayor y el alcohol suele calentarse hasta hervir antes de mezclar con el café.

porron

El Porró

El porrón que está extendido por todo el territorio de cataluña, es un recipiente de aproximadamente 3/4 de litro que de forma tradicional contiene vino (empleado a veces para beber también cava) que posee dos tubos prolongados: uno fino por el que sale el liquido y otro más grande por el que “respira” y que hace las veces de agarradero. El principio es muy similar al de la bota de vino. El vino que se pone en porrón es generalmente para ser compartido entre varias personas.

Historia

El escritor francés Alejandro Dumas en 1872 menciona en su libro De París a Cádiz como en las tierras de Aragón se bebía con un botella de cristal en lo que los lugareños mencionaban a gargallo.

Usos

El uso más tradicional y popular del porrón ha llevado a ser empleado para servir el vino entre diversos comensales de forma higiénica sin que el recipiente entre en contacto directo con la boca. Sea como sea se ha considerado siempre como un recipiente de bebidas colectivas. En la actualidad su uso no está asociado simplemente al consumo de vino, y no resulta raro ver un porrón de cerveza, de cava u otras bebidas refrescantes. Hoy en día suelen servirse de forma decorativa pequeños porrones tras las comidas para que pueda servirse la gente un chupito de licor.

Medida de capacidad

Antes del litro, en Cataluña se usaba el porrón como medida de capacidad para líquidos como el vino o la leche, así aparece por ejemplo en libros como La cuynera Catalana. Pero el volumen de la medida del porrón variaba según la localidad. Cada porró tenía 4 petricons, o un petricó era 1/4 de porró. En concreto, en Barcelona el petricón era de 235 ml., lo que da un porrón de 940 ml.

ratafia3

La ratafia

La ratafia es un aguardiente macerado con nueces verdes y hierbas aromáticas propio de Cataluña.
De un color caramelo y que aún hoy se sigue elaborando de manera artesanal en muchas casas catalanas.

La ratafia es un brebaje de receta variable según la zona y incluso la receta es distinta en cada casa aunque la base siempre es un aguardiente neutro o un anisado (también se pueden mezclar) en los que se maceran nueces verdes y un buen numero de hierbas y especies tales cómo la canela, la nuez moscada, el anís estrellado, el clavo, la marialuisa, alguna piel de cítrico, y un largo etcétera.

La tradición manda recoger todas las hierbas la noche de San Juan ya que dicen que es el momento optimo para las nueces y las hierbas. Sea o no sea esa noche si que tiene que ser a finales de Junio, cuando la nuez aún es verde y la podemos usar para la elaboración de la ratafia.

Una vez hecha la mezcla, ésta se guarda en un bote de vidrio, se tapa y se deja macerar cuarenta días a “sol i serena” (al sol y al claro) lo que es lo mismo que en el patio o en el jardín.

Pasados estos 40 días, este licor ya de color oscuro se cuela por un colador de tela o un filtro de papel y se deja reposar al menos dos meses más en botella. Tradicionalmente se prueba la ratafia del año por Navidad.

El resultado es esa bebida característica, un poco densa de color caramelo de gusto dulce y fino que se usa tradicionalmente cómo digestivo para acabar una buena comida y su graduación es de alrededor de 27º.

En la cocina, la ratafia es usada para acompañar elaboraciones ya sean dulces o saladas en forma de gelatinas, reducciones, salsas, sopas, etc.

Font: directoalpaladar.com/autor/martiapunts