Warning: include_once(/home/estudiologos/moncatala.com/wp-content/plugins/wordpress-support/wordpress-support.php): failed to open stream: Permission denied in /home/estudiologos/moncatala.com/wp-settings.php on line 182

Warning: include_once(): Failed opening '/home/estudiologos/moncatala.com/wp-content/plugins/wordpress-support/wordpress-support.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/lib/php:/usr/local/php5/lib/pear') in /home/estudiologos/moncatala.com/wp-settings.php on line 182
Moncatala « El lloc dels catalans al món « Page 3
porron

El Porró

El porrón que está extendido por todo el territorio de cataluña, es un recipiente de aproximadamente 3/4 de litro que de forma tradicional contiene vino (empleado a veces para beber también cava) que posee dos tubos prolongados: uno fino por el que sale el liquido y otro más grande por el que “respira” y que hace las veces de agarradero. El principio es muy similar al de la bota de vino. El vino que se pone en porrón es generalmente para ser compartido entre varias personas.

Historia

El escritor francés Alejandro Dumas en 1872 menciona en su libro De París a Cádiz como en las tierras de Aragón se bebía con un botella de cristal en lo que los lugareños mencionaban a gargallo.

Usos

El uso más tradicional y popular del porrón ha llevado a ser empleado para servir el vino entre diversos comensales de forma higiénica sin que el recipiente entre en contacto directo con la boca. Sea como sea se ha considerado siempre como un recipiente de bebidas colectivas. En la actualidad su uso no está asociado simplemente al consumo de vino, y no resulta raro ver un porrón de cerveza, de cava u otras bebidas refrescantes. Hoy en día suelen servirse de forma decorativa pequeños porrones tras las comidas para que pueda servirse la gente un chupito de licor.

Medida de capacidad

Antes del litro, en Cataluña se usaba el porrón como medida de capacidad para líquidos como el vino o la leche, así aparece por ejemplo en libros como La cuynera Catalana. Pero el volumen de la medida del porrón variaba según la localidad. Cada porró tenía 4 petricons, o un petricó era 1/4 de porró. En concreto, en Barcelona el petricón era de 235 ml., lo que da un porrón de 940 ml.

ratafia3

La ratafia

La ratafia es un aguardiente macerado con nueces verdes y hierbas aromáticas propio de Cataluña.
De un color caramelo y que aún hoy se sigue elaborando de manera artesanal en muchas casas catalanas.

La ratafia es un brebaje de receta variable según la zona y incluso la receta es distinta en cada casa aunque la base siempre es un aguardiente neutro o un anisado (también se pueden mezclar) en los que se maceran nueces verdes y un buen numero de hierbas y especies tales cómo la canela, la nuez moscada, el anís estrellado, el clavo, la marialuisa, alguna piel de cítrico, y un largo etcétera.

La tradición manda recoger todas las hierbas la noche de San Juan ya que dicen que es el momento optimo para las nueces y las hierbas. Sea o no sea esa noche si que tiene que ser a finales de Junio, cuando la nuez aún es verde y la podemos usar para la elaboración de la ratafia.

Una vez hecha la mezcla, ésta se guarda en un bote de vidrio, se tapa y se deja macerar cuarenta días a “sol i serena” (al sol y al claro) lo que es lo mismo que en el patio o en el jardín.

Pasados estos 40 días, este licor ya de color oscuro se cuela por un colador de tela o un filtro de papel y se deja reposar al menos dos meses más en botella. Tradicionalmente se prueba la ratafia del año por Navidad.

El resultado es esa bebida característica, un poco densa de color caramelo de gusto dulce y fino que se usa tradicionalmente cómo digestivo para acabar una buena comida y su graduación es de alrededor de 27º.

En la cocina, la ratafia es usada para acompañar elaboraciones ya sean dulces o saladas en forma de gelatinas, reducciones, salsas, sopas, etc.

Font: directoalpaladar.com/autor/martiapunts

caganer-4

El caganer y el Tió de Nadal

En la navidad catalana hay costumbres tipicas muy populares. Entre ellas se destacan el Caganer y el Tio de Nadal.

Los caganers son estatuillas de personas defecando. En ocasiones representan a algún personaje de la actualidad deportiva, política o cultural. Adornan a veces los belenes, colocándolos en un lugar un poco apartado del mismo. La costumbre deriva de las creencias de que las heces del caganer fertilizan la tierra, y es buen augurio para el año venidero.


El Caga Tió o Tió de Nadal es un personaje que recuerda una costumbre tradicional de Cataluña. Se realiza con un tronco (Tió). Desde el 8 de diciembre se le comienza a dar de comer al Caga Tió golosinas y chucherías pequeñas, turrones, dulces. Se lo tapa con una manta para que no pase frío, y debajo de la manta se colocan los regalos que se le van dando de comer. Cuando llega la Nochebuena o la Navidad, según cada forma de reunión de cada casa, se le comienzan a dar golpes y bastonazos al Caga Tió para que largue los regalos, para sorpresa y alegría de los pequeños. A la vez se canta la canción del Tió.

Font: portal.navidadlatina.com

imagessalsa calzot

la Salsa de los “Calçots”

Teniendo en cuenta que cada familia tiene su propio ‘pequeño o gran secreto’ para la elaboración de la “salsa de Calçots”, la receta que encontrará a continuación es la más tradicional y básica. A partir de ella pueden hacerla más o menos espesa, más o menos picante, más o menos dulce, etc.

INGREDIENTES ( para cuatro personas )

1 cabeza de ajos escalibados y 1 ajo crudo

100 grs. de almendras tostadas y peladas

30 grs. de avellanas tostadas y peladas

4 o 5 tomates maduros escalibados

aproximadamente 80 cls. de aceite de oliva arbequina

1 rebanada de pan seco y tostado mojado con vinagre

1 pulpa de ñora o 2 cucharadas de pimiento rojo

sal

PREPARACIÓN ( por orden )

1.- En un mortero (o batidora) pondremos primero la sal al gusto.

2.- Después picaremos los ajos.

3.- Añadiremos y picaremos las almendras y las avellanas.

4.- Picaremos los tomates maduros.

5.- Añadiremos el aceite muy despacio sin dejar de picar (o batir), hasta que veamos que la salsa queda bien para mojar el Calçot (dependiendo del aceite la podremos hacer más espesa o más clara).

6.- Finalmente pondremos la rebanada de pan, la pulpa de la ñora o el pimiento rojo.

Calçots-2

LA CALÇOTADA

El CALÇOT es una cebolla tierna, blanca y dulce, que cocida en fuego vivo es la base de la CALÇOTADA, convertida en un regalo para el paladar, capaz de satisfacer a los más exigentes gourmets. La CALÇOTADA de Valls es una especialidad única de la cocina rural típica catalana. Este manjar tan típico tiene su ambiente, su luz y su personalidad en la ciudad de Valls, donde nació y en donde se hizo famosa la frase; “Valls, ciudad de origen de la CALÇOTADA”.

Font: altcamp.info

matri10

CAPICUA

Muy conocida es esta palabra en el mundo de habla hispana, pero pocos saben que deriva del idioma catalán, “capicúa” que significa “ cabeza y cola”.

Se refiere, como ya sabemos a los números que pueden leerse indistintamente de izquierda a derecha, lo cual dio origen, 50 o 60 años atrás a una corriente de coleccionistas de boletos de tranvía y autobús.

Por extensión del concepto también se aplica a palabras y frases que pueden leerse al revés y que se denominan palíndromos, por ejemplo: anilina, Neuquén, etc.

Como frase muy conocida tenemos: “ Dábale arroz a la zorra”.

Pero sin duda alguna el palíndromo más antiguo, y en eso coinciden todos los estudiosos del tema, se pronunció en el Paraíso cuando Adán vio por primera vez a Eva y le dijo: Madan I”m Adán” pero es muy posible que sea apócrifo, no solo porque es dudoso que hablaran inglés, sino por la falta de testigos confiables que lo avalen.

sant-Pol

Por que decimos “SAN POL QUE HORA ES “

Curiosamente hay dos explicaciones.

- Una dice que en el pueblo de San Pol, y hace mucho tiempo, en algún momento se decidió instalar un reloj de sol en el frente del edificio del Ayuntamiento, pero tapado con un techito por si llovía, cosa obvia que impedía el buen funcionamiento del reloj.

La pregunta de ¡San Pol que hora es!, es burlesca  e irónica para  todos los nativos del pueblo.

- En cambio la otra versión, cuenta que en la época de la guerra se ordenó la destrucción de la iglesia y con ella también el campanario que se usaba para marcar la hora con los repiqueteos de la campana, por eso cuando hoy se pregunta “San Pol que hora es”, se contesta, “ Es la hora que Cataluña recupere los derechos perdidos”.

imagesoliva

Las fiestas del aceite de oliva en Cataluña

Durante los meses de noviembre, diciembre y enero, con el inicio de la nueva campaña, pueblos como Reus, Castelldans, Santa Bárbara, Belianes, Les Borges Blanques o Espolla celebran fiestas del aceite.

Cataluña pasa por ser una de los territorios de la península ibérica donde más arraigo tiene el aceite de oliva y el olivar en la cultura popular de sus pueblos.

Con la llegada de la nueva campaña se celebran numerosas fiestas relacionadas con el aceite de oliva, para ensalzar el momento del envasado de los primeros aceites jóvenes del año. Especialmente activas en los meses de noviembre, diciembre y enero, podemos destacar la Fiesta del Aceite Nuevo de Reus, la Feria del Aceite de Castelldans, la Feria del Aceite Nuevo de Santa Bárbara, la Fiesta del Aceite en Belianes, la Feria del Aceite de Les Garrigues (Les Borges Blanques), la Feria del Aceite de Espolla o la Feria del Aceite de Les Terres del Ebre.
Una de las comarcas donde con más intensidad se vive el olivo y el aceite de oliva es Les Garrigues, en localidades como Arbeca, La Floresta, Els Omellons, L’Espluga Calba, Fulleda, Vinaixa o L ‘Albi.
En Les Borges Blanques se puede visitar el Parque Temático del Aceite, que engloba hasta 54 olivos milenarios y prensas antiguas para extraer aceites.
También en Castelldans hay un pequeño centro dedicado al olivo al igual que en La Pobla de Cérvoles, el denominado Ecomuseo del Olivo.
Por su parte, en la comarca de Siurana, muchas de sus cooperativas permiten visitar sus almazaras y el proceso de elaboración del aceite de una forma muy didáctica. Entre ellas destaca la de Cambrils, que alberga un pequeño museo con prensas y muelas antiguas donde se explica como se elaboraba artesanalmente el aceite de oliva.

Algunas cooperativas de la zona disponen de museos del aceite y de olivos milenarios.

Otras comarcas catalanas, que han conseguido también el reconocimiento de una denominación de origen para sus aceites como es el caso de Terra Alta y Baix Ebre-Montsiá también destacan por su devoción hacia el olivo y su historia.
Por ejemplo, se puede admirar el olivo milenario de El Parot en Horta de Sant Joan. También es muy bella la cooperativa de Pinell de Brai, construida en el año 1918 por César Martinelli, con su arcos elípticos y azulejos de motivos agrícolas.

También destaca la Cooperativa San Josep de Bot.
En la comarca del Baix Ebre-Montsiá, lo mejor es acercarse a Els Ports de Beseit para contemplar un singular paisaje de olivos, sin olvidar acercarse a Soldebre, Roquetes, Benifallet o Perelló. Por su parte, en la zona del Alto Empordà todavía es sencillo comprobar como muchos molinos o trulls siguen manteniendo vivo el espíritu de la elaboración artesanal del aceite de oliva en lugares como Torroella de Montgrí, o en otras localidades como La Bisbal, Pau, Ventalló o Cabanes.
En muchas de las cooperativas de las comarcas catalanas es posible comprar no sólo aceites de oliva virgen extra sino también frutos secos elaborados en la zona y buenos vinos.

Fuente: revista alcuza

images12

Curiosidades enológicas

-Uno de los vinos más caros del mundo es el Chateau Lafite Rothschild. Subastado en
1985,alcanzó un precio de 120.500 euros. Lo compró Christopher Forbes.

-El Doble Mágnum de Vega Sicilia Único de 1990 alcanzó los 190.000 euros en 2008 en una subasta. Este Ribera del Duero está elaborado en un 85% por uvas tempranillo, y un 15% por uvas cabernet sauvignon.

- Hasta 8.000 euros se llegaron a pagar por el Vino Boda Real Príncipe Felipe de Borbón y Princesa Letizia. Un excepcional caldo en botella Magnum (150 cc.) con denominación de origen Terra Alta, creado para satisfacer a los paladares más exquisitos, embotellado el mismo día del enlace Real.

-Por 1000 euros degustarías uno de los vinos mejor calificados por el enólogo Robert Parker, D.O.C. Rioja, el Señorio de Villarica, Selección Familiar 2001. Tempranillo 100% del que sólo se embotellan 870 unidades.






cache.fichero.img_logo_tarragona_3

Cataluña y sus vinos

Cataluña es la tierra de España con más Denominaciones de Origen de vinos. Su característica orografía que va desde las llanuras de sur al paisaje alpino o a la cálida costa, le concede posibilidades inmejorables para elaborar caldos muy bien afinados, muy actuales.

Cataluña es mucho más que cava  o vino del Penedés.

Los pequeños viticultores (las más de las veces sin acogerse a Denominación alguna) son los protagonistas de una producción de vinos importante que todo amante del vino debe conocer.

De los potentes vinos del Priorato tarragonense a los más novedosos del Ampurdán-Costa Brava o Alella hay toda una gama de vinos tintos, blancos, rosados y cavas capaces de satisfacer los gustos más exigentes.

Uno de los factores que propician la profusión de Denominaciones de origen en Cataluña radica en la cantidad de microclimas de esta comunidad. Desde él frío seco de Manresa a las cálidas costas meditarráneas de Tarragona, mesetas, paisaje alpino y extensas llanuras se combinan por toda Cataluña. Esto da lugar a multitud de variedades que se adaptan a cada uno de los climas y suelos de la región.

La proximidad con tierras francesas ha permitido a los D.O. vinos de Cataluña contagiarse de las técnicas más novedosas. Dichas técnicas han mejorado los vinos de Cataluña y de España. La incorporación de variedades francesas de una como la cabernet sauvignon ha ampliado el campo de sabores y aromas de los vinos de Cataluña.

Bodegas Torres, en Vilafranca del Penedés, Barcelona.

El catalán no es persona de bares. A diferencia de La Rioja, Andalucía  o Castilla, donde se acude a diario a los bares a degustar vino y cerveza de la tierra, en Cataluña se acostumbra a adquirir vinos (a granel o embotellado) en las pequeñas bodegas tradicionales o el las magníficas enotecas de Sants o La Diagonal para consumirlos en compañía de amigos y familiares, en casa, o en el campo en una “calsotada” como Dios manda. Todo es una cuestión de costumbres.

Una de las razones de esta costumbre puede radicar en el hecho de que los propietarios de los bares catalanes sean de origen gallego y andaluz. Estos restauradores han puesto poco celo en el cuido de sus establecimientos, llegando a ser lugares poco propicios para la buena charla y la degustación de buenos vinos de la tierra y más proclives a la sola ingesta de vinos ásperos.

Por fortuna, todo esto está cambiando a pasos de gigante y, cada vez más, los establecimientos catalanes se actualizan e incorporan vinos y tapas muy elaborados, muy acorde con la categoría de una de las principales capitales europeas.

Esperemos que esta fiebre modernizadora no acabe con las vetustas tabernas del barrio gótico, de San Antonio o de los alrededores de La Boquería, lugares que si han sabido conjugar el gusto por lo antiguo con buenos vinos y un ambiente que invita a la charla animosa que nos concede el vino.

Fuente: vinos_ymas_vino.com